jeep


En 1938, a medida que las hostilidades comenzaban a florecer en Europa Occidental, el Ejercito de los EE.UU. le informó a los fabricantes automotrices que deseaba un vehículo ligero que substituyese a la combinación de motocicleta y triciclo con un carro lateral, usada para mensajes y avanzadas de reconocimiento.
     La solicitud fue contestada en 1939 por la American Bantam Car Co., de Butler, Pennsylvania, con el diseño de un vehículo. Seguidamente la Bantam entregó tres prototipos para que fuesen sometidos a prueba. Los vehículos con un peso de 578 kg (1275 libras) fueron rechazados porque no tenían aplicaciones militares.
     Mientras esto ocurría, la Willys-Overland discutía con el ejército el proyecto de un vehículo “mosquito”, y el día 22 de diciembre de 1939 la fábrica le envió el diseño de ese primer Jeep. Este era un vehículo para todo propósito, ligero, con gran maniobralidad, potente, capaz de servir para usos utilitarios y de cargar un arsenal. El potencial de utilizarlo en el transporte de armas, fue algo que la Bantam no había tomado en cuenta en sus diseños a comienzo de ese mismo año.
     Durante el 20 y el 21 de junio de 1940, los oficiales del ejército fueron a la planta de la Bantam para examinar el segundo modelo desarrollado por la firma, y este diseño de la Bantam fue rechazado (era la segunda vez que esto ocurría), debido en este caso a que el vehículo era muy ligero.
     Después, el ejército consideró que las especificaciones del vehículo tendrían que ser cuidadosamente reevaluadas.
     El 11 de julio de 1940 se generó nueva presión, cuando el ejército les envió solicitudes a los fabricantes para que crearan un vehículo de 590 kg (1,300 libras) que pudiese llevar una carga de 300 kg (660 libras), con una distancia entre ejes de 2,03 m (80″) y una huella (la separación entre las ruedas delanteras) de 1,19 m (47″). En esta solicitud se decía que el prototipo debería ser entregado en 49 días y, al ordenarlos, los primeros 70 vehículos tendrían que ser entregados en 75 días.
     La cotización más baja fue la de Willys-Overland, pero la Bantam fue la única firma que se comprometió a entregar el primer vehículo en 49 días y los 70 restantes en 75 días. La Willys pidió 75 días para la entrega del primer vehículo y 120 para el resto. La Bantam ganó esta subasta.
     Así y todo el ejército le sugirió a la Willys y a la Ford Motor Co. que le enviara un nuevo prototipo para evaluarlo. Evidentemente estaban ansiosos por tener tantos diseños como fuese posible.

El Jeep adquiere forma……..En septiembre 23 de 1940 la Bantam entregó su prototipo. Entre los presentes en esa ocasión estaba el ingeniero Gene Rice, de la Willys-Overland, quien se sorprendió con la agilidad y potencia del prototipo Bantam. Al regresar a Toledo, Rice le dio nuevas instrucciones al grupo de diseñadores que dirigía y que ya trabajaba en un prototipo. Lo que Rice había visto en el campamento Holabird le había traído algunas nuevas ideas de diseño.
     En noviembre 11 de 1940, dos prototipos Willys Quad fueron entregados. Un prototipo ofrecía la opción de tracción en dos o en las cuatro ruedas y el otro contaba con tracción en las cuatro ruedas. Estos dos prototipos incrementaron el interés del ejército en la Willys-Overland y también la ira de la fábrica Bantam.
     En honor a la verdad, los prototipos de la Willys eran notablemente parecidos al modelo de la Bantam, y aquello no era una simple coincidencia. Con el propósito de acelerar la producción de los prototipos, el ejército le había facilitado a la Willys los planos del prototipo Bantam.
     Los prototipos de la Bantam, la Willys y la Ford tenían sus diferencias. Mientras el vehículo de 920 kg (2 030 libras) de la Bantam no cumplía las especificaciones de los 590 kg (1 300 libras), era más ligero que el Willys de 1 089 kg (2 400 libras) de peso. Sin embargo, la potencia del prototipo Willys fue la única que cumplía las especificaciones del ejército. La torsión de 105 1ibraspiés excedía la especificada y se destacaba ante las 83 y 85 libraspiés de los vehículos Bantam y Ford.
     El motor “Go-Devil” de la Willys tenía mayor desplazamiento y caballaje, y hacía varios años que estaba en servicio. Los motores Bantam y Ford eran enteramente nuevos y muy diferentes a los usados en los vehículos civiles.
     Ya con los prototipos de las tres compañías, el ejército decidió ordenar 4 500 vehículos, 1500 a cada fabricante, con el objetivo de probarlos extensamente. El peso de 590 kg (1 300 libras) fue considerado poco real, y se estableció un nuevo peso de 980 kg (2 160 libras).

El límite del peso del Jeep—-En la fábrica Willys-Overland decidieron que el motor “Go-Devil” era muy valioso para ser alterado con el propósito de reducir el peso bruto del Jeep, de modo que la única opción con potencial de éxito consistía en reducir el peso de otra forma. Por lo tanto, prefirieron desarmar el prototipo. Luego, pieza a pieza, perno a perno, comenzaron a rearmarlo mientras intentaban eliminarle peso, Recortaron incluso los pernos que eran demasiado largos y eliminaron material por aquí y por allá, y cuando el vehículo estuvo de nuevo armado su peso era 198 g (7 onzas) menos que el especificado por el ejército.
     Después que las 4500 unidades comenzaron a ser entregados en junio de 1941, el ejército estudió los modelos de producción y decidió uniformizar un diseño básico. Todas las características de los prototipos fueron tomadas en consideración, y finalmente el modelo Willys fue seleccionado como la norma, aunque se le incorporarían ciertas características que tenían los modelos Bantam y Ford.
     Un mes más tarde, en julio de 1941, la Willys ganó la subasta para construir los primeros 16 000 vehículos Jeep, a un ritmo de 125 unidades diarias. La pequeña capacidad de producción de la Bantam le concedió una gran ventaja a la Willys. De esta forma fue que el año 1941 marca el nacimiento del Jeep.
     A finales de ese mismo año, en vista de la urgencia para producir más modelos Jeep, el ejército le solicitó a la Willys-Overland que le facilitase los diseños a la Ford Motor Co., para que también se encargara de la producción de otras 15 000 unidades del Jeep.
     Durante toda la duración de la Segunda Guerra mundial, entre la Willys y la Ford produjeron un total de 600 000 unidades, fabricando la Willys más de 368 000 modelos Jeep. Por su parte, la Bantam solamente pudo producir un total de 2 675 unidades, la mayoría de las cuales fueron enviadas a Inglaterra y a la Unión Soviética. Los modelos producidos por la Willys recibieron el nombre de “Jeep”, mientras que el modelo de la Ford fue bautizado como vehículo “GP” y el Bantam era llamado el “Blitz Buggy”.
     Irving Hausmann, un chófer de prueba de la fábrica Willys-Overland que condujo el primer prototipo desde la planta al campamento Holabird, bien enterado de lo que aconteció entonces, comenta con respecto a ese nombre del modelo Willys:
     “Sabíamos que debíamos hacer una distinción con respecto al nombre de nuestro vehículo. Sentíamos gran orgullo por el modelo que habíamos desarrollado, y no deseábamos que lo confundieran con el modelo de la Bantam o el de la Ford. Por lo tanto, lo bautizamos con el mismo nombre, ‘Jeep’, que comúnmente le daban los soldados del campamento Holabird”.

     La fábrica Bantam dejó de producir estos modelos un poco antes del ataque japonés a Pearl Harbor, terminando prematuramente su asociación con el Jeep.
     Pero el Jeep sirvió en cada escenario de la Segunda Guerra mundial, como montaje para las ametralladoras que abrían fuego al enemigo, vehículo de reconocimiento, camión pickup, limosina de vanguardia, transporte de municiones, transporte para tender alambradas y como taxi. También se le empleaba para llevar las camillas con los heridos que necesitaban ser trasladados a sitios seguros para recibir atención médica.
     En las arenas del Sahara, las ciénagas de Nueva Guinea y en los campos cubiertos de nieve de Islandia, los vehículos Jeep transportaban los cañones antitanques de 0,37 mm a los campos de batalla. En Egipto, los británicos emplearon una patrulla de vehículos Jeep para aniquilar una flota de tanqueros de petróleo, que se hallaba en ruta para abastecer a las fuerzas armadas del mariscal Rommel. En Guadalcanal, los Jeep llegaron con los Infantes de Marina de los EE.UU.
     El nombre Jeep se había vuelto tan distinguido, que finalmente el 13 de junio de 1950 la Willys-Overland registró dicho nombre como una marca de fábrica internacional. En la actualidad, la marca Jeep es propiedad de la Chrysler Corporation.

El Jeep se vuelve un vehículo civil

Incluso antes de que se lograran las victorias en Alemania y el Japón, ya la evolución del Jeep había comenzado. En 1944 se crearon los planes para explotar el uso del Jeep como vehículo con aplicaciones agrícolas, y ese mismo año la Willys-Overland produjo un total de 22 prototipos de vehículos civiles. El primer vehículo de producción en serie fue lanzado al mercado en agosto de 1945. Estaba basado en el popular transporte de guerra, pero tenía una compuerta trasera, limpiaparabrisas automático y una tapa externa para la admisión de combustible.
     Sin embargo, la Willys-Overland estaba en litigios ante las cortes con la American Bantam Car Co. y la Minneapolis-Moline Power Implement Co. sobre el origen del nombre y el derecho a usar la marca de fábrica Jeep. Por lo tanto, los primeros modelos de producción en serie salieron al mercado de las líneas de ensamblaje de Toledo, Ohio, con el nombre Willys. Y este nombre permaneció en los vehículos Jeep hasta el año de 1950.
     En 1946 fue lanzada la primera ranchera en su clase hecha totalmente de acero, con capacidad para siete pasajeros y una velocidad máxima de 105 km/h (65 mph). En 1947 salió al mercado un auto de dos puertas convertible llamado Jeepster, con el famoso motor Willys de cuatro cilindros. También fueron lanzados camiones pickup con tracción en dos y en las cuatro ruedas. En 1949 el All Steel Station Wagon contó con tracción en las cuatro ruedas y un nuevo motor Willys de seis cilindros. Y éste fue el precursor del moderno Jeep Cherokee. Asimismo, en 1949 el Jeepster también estuvo disponible con un motor de seis cilindros “Lightning”, que tenía cilindros con mayores perforaciones, carreras más largas y con un desplazamiento incrementado.
     El nombre Willys-Overland se había hecho famoso en todo el mundo, pero en 1953 la compañía cambió de propietario y la fábrica tuvo una nueva administración. Por una suma de alrededor de US$60 millones de dólares, Henry J. Kaiser adquirió la Willys-Overland, para incorporar los modelos Jeep a su línea Kaiser.
     Kaiser continuó produciendo la línea de vehículos utilitarios y el auto de pasajeros hasta mediado de la década de 1950, cuando fue lanzada la línea de camiones. También esa época marca la futura influencia que tendría Kaiser en los vehículos deportivos/utilitarios con tracción en las cuatro ruedas, pues la compañía inició una extensa investigación y programas de ingeniería cuyos frutos serían vistos por primera vez en el otoño de 1962. En un período de 16 años, la Kaiser estableció instalaciones para la manufactura en unos 30 países y vendió el Jeep en más de 150 países alrededor del mundo.

Nace el deportivo/utilItario

Probablemente la década más significativa para el Jeep fue la de 1960, porque en la misma nació el deportivo/utilitario verdadero para el uso civil.
     El esfuerzo de Kaiser se vio realizado con el lanzamiento en el año 1962 de un vehículo completamente nuevo de la serie “J” de la línea de rancheras Jeep Wagoneer y de la línea de camiones pickup Jeep Gladiator. Esos vehículos eran totalmente nuevos, pues fueron rediseñados en cada aspecto, aunque estaban basados en los que habían sido lanzados 14 años antes como modelos de la posguerra.
     En marzo de 1963 el nombre Willys pasó a ser historia, cuando las industrias Kaiser oficialmente adoptaron el nombre de Kaiser Jeep Corporation. El presidente de la Kaiser, S.A. Girard, manifestó que el cambio se hacía para identificar a la fábrica de Toledo como una más de la familia Kaiser y para asociarla estrechamente con la marca Jeep en todo el mundo.
     Pero en 1964 un Jeep con la marca Willys fue aceptado en la exposición permanente del Instituto Smithsonian de Washington, D.C., como símbolo y en reconocimiento a su gran papel en la guerra.
     El cambio de nombre no detuvo el crecimiento de los vehículos de la flotilla Jeep. A finales de 1965, un nuevo motor V6 “Dauntless” fue lanzado al mercado como una opción para el Jeep Universal en las versiones CJ5 y CJ6. Este motor de 155 caballos de fuerza casi duplicaba la potencia del motor “Hurricane” de norma de cuatro cilindros. Este fue el comienzo de la nueva generación de motores V6 que habrían de ser las plantas de fuerza de los vehículos Jeep de las próximas décadas.
     Y los modelos Gladiador y Jeep Wagoneer de 1965 recibieron un incremento de potencia con el motor “Vigilante” V8, que les proporcionaba 250 caballos de fuerza.
     En diciembre de 1965, las agencias Jeep comenzaron a recibir un vehículo de concepto que había causado sensación en nueve ferias automovilísticas en los EE.UU.: el modelo Super Wagoneer. Este representó un dramático enfoque sobre una elegante ranchera, para el consumidor que estaba consciente de las ventajas y seguridad asociada con la tracción en las cuatro ruedas. Y aunque el vehículo mantenía la tradicional versatilidad de los modelos Jeep en y fuera de la carretera, brindaba además gran lujo y comodidad.

 

El crecimiento con la AMC

Al llegar la década de 1970 el Jeep estaba listo para crecer, pero la Kaiser no era la compañía para lograrlo. El día 5 de febrero de 1970, la American Motors Corporation adquirió la Kaiser Jeep Corporation por la suma total de US$70 millones de dólares.
     El cambio de propietario trajo una década de crecimientos y expansiones sin precedentes para el Jeep y para la industria de la tracción en las cuatro ruedas. Al firmarse la transacción de compra, se producían 175 vehículos Jeep por día. Al finalizar esa misma década, la producción diaria ya era de 660 unidades.
     Una de las primeras medidas adoptadas por la AMC consistió en separar la producción de los vehículos militares y la de los civiles, por lo que se crearon dos subsidiarias: la Jeep Corporation para los vehículos civiles en la planta de Toledo y la AM General Corporation para los vehículos militares, ómnibus y vehículos para el correo, en la antigua planta de la Studebaker en South Bend, Indiana.
     Esta fue una inteligente decisión, porque poco después de la separación hubo un extraordinario incremento en el mercado comercial de los vehículos con tracción en las cuatro ruedas. Así fueron lanzadas ediciones limitadas del Renegade II, el Gladiator J-3000 y el Riverside Grand Prix. Todos estos vehículos estaban equipados con motores V8 hechos por la AMC.
     El año 1974 marca el nacimiento de dos nuevos modelos Jeep, el Cherokee en la serie “J” conjuntamente con el Wagoneer y el Gladiator. Y, además, el Jeep Renegade deportivo (producido hasta entonces en ediciones limitadas) se convirtió en un modelo de producción en serie.
     Al cumplir los EE.UU. 200 años de vida en el año 1976, la Jeep capitalizó el espíritu norteamericano con el lanzamiento de la séptima generación del Jeep civil, el modelo CJ7. Por primera vez, en este modelo se ofrecía una cubierta plástica removible en el techo y puertas de acero.
     Con el lanzamiento en 1978 del mejor modelo de la línea, el Wagoneer Límited, la Jeep incorporó un nuevo nivel de gran lujo en el mercado de la tracción en las cuatro ruedas, con características de norma como: tapicería de cuero, acondicionador de aire y radio estereofónico AM/FM y transmisor/receptor de radio CB.
     Y aunque en muchos aspectos el deportivo Cherokee era similar al lujoso Wagoneer cuando fue originalmente lanzado al mercado, en la carretera los nombres Cherokee y Cherokee Chief definen a dos modelos de extraordinario éxito en la historia de los vehículos Jeep.

La década de 1980

Aunque la recesión imperaba en la industria automotriz de los EE.UU. en esta década, la Jeep Corporation trabajaba arduamente con nuevos diseños y pruebas, en un vehículo totalmente nuevo. A final de esa década el Jeep XJ se convirtió en vehículo Jeep que más ganancias le ha producido en la historia a su fabricante.
     Los estudios de mercadeo indicaban que más de la mitad de las ventas de vehículos con tracción en las cuatro ruedas sería en el segmento de vehículos compactos, de manera que en 1984 salieron al mercado el Jeep Cherokee de dos y cuatro puertas y el Wagoneer deportivo de cuatro puertas, en versiones que eran 53,5 cm (21″) más cortas, 15 cm (6″) más estrechas y 10 cm (4″) menos de altura.
     Basado en la plataforma XJ, en 1985 salió al mercado el pickup Jeep Comanche y, un año después, salió la versión con distancia entre ejes más corta. Este nuevo Comanche fue el representante de la primera nueva generación de los actuales camiones pickup, desde que originalmente fuese lanzada en 1963 la serie” J”.
     En enero de 1986, el mercado de vehículos compactos con tracción en las cuatro ruedas continuaba creciendo, al mismo tiempo que los consumidores demandaban características asociadas con los autos de pasajeros. La respuesta de la Jeep fue la creación del Jeep Wrangler. Lo que se consiguió con el nuevo Wrangler fue mejorar la comodidad, la calidad de la marcha y la apariencia del modelo, al mismo tiempo que preservaba su durabilidad y su eficiencia fuera de las carreteras como genuino vehículo utilitario.
     El 5 de agosto de 1987, menos de un año después del lanzamiento del modelo Wrangler, la Chrysler Corporation adquirió la American Motors. La Chrysler manifestó que consideraba que la valiosísima flotilla Jeep constituía el principal objetivo de la transacción. Los vehículos Jeep ahora son parte de la división Jeep/Eagle de la Chrysler Corporation.
     Después de haber permanecido varios años alejado de las carreras deportivas, en 1987 los vehículos Jeep retornaron a las pistas con seis modelos que compitieron en tres series. Los hermanos Archer integraron el equipo de los camiones Jeep Comanche, y conquistaron el premio para el fabricante en la carrera Racetruck Challenge, de la Sport Car Club of America. Asimismo, el equipo dirigido por Mike Lesle conquistó un segundo campeonato en la serie HDRA/Score Desert Racing, con los modelos Jeep Comanche.
     En 1988 y 1989, los vehículos Jeep continuaron sus triunfos, y ganaron cuatro campeonatos más para el fabricante. y la participación activa de los vehículos Jeep en las pistas de carrera continúa y se mantendrá con fuerza en el futuro.

El Jeep en la década de 1990

La flotilla de los vehículos Jeep entró en la década de 1990 con la posición más fuerte en el mercado en toda su historia.
     El día 22 de marzo de 1990, el vehículo número “un millón” del Jeep XJ (un Jeep Cherokee Limited color rojo modelo de 1990) salió de las líneas de ensamblaje de la planta de Toledo. Durante los siete años que había estado siendo producido en serie, no sólo el Cherokee se había vuelto el vehículo más prominente en su clase, sino que fue el producto de la Chrysler que alcanzó mayores ventas en el mercado de exportación de Europa.
     A medida que el Jeep cumplía sus 50 años, la posición del Cherokee como el vehículo de más demanda en su clase ha quedado consolidada. El alto rendimiento de este modelo se lo brinda un nuevo motor de seis cilindros, “Power Tech”, con un desplazamiento de 4,0 litros y una potencia de 190 caballos de fuerza.
     El modelo de 1991 Jeep Renegade es el representante del más alto nivel del popular modelo Wrangler, con un motor de seis cilindros y con una potencia de 180 caballos de fuerza, que lo convierte en el más potente en su categoría.
     Según el Jeep entra en su otro medio siglo de existencia, nuevos e innovadores productos lo mantendrán en el primer lugar que actualmente ocupa. Por lo tanto, en enero de 1992, la producción de todos los vehículos Jeep deportivos/utilitarios de la clasificación “ZJ” comenzarán a ser fabricados en la nueva planta Jefferson North Assembly de la empresa Chrysler Corporation, localizada en Detroit.

El medio ambiente y el Jeep

La historia del Jeep también está muy relacionada con un compromiso serio para proteger el medio ambiente, debido a la enorme popularidad que vienen disfrutando los vehículos deportivos/utilitarios y a la utilización de los mismos en las excursiones fuera de la carretera. Por lo tanto, siempre el fabricante ha contado con programas para, a través de los mismos, educar a todos los consumidores de estos vehículos de modo que sean responsables al salir a explorar la naturaleza.
     Hace cuarenta años, se instituyó el premio American Motors Conservation. Con este premio se ha honrado a cientos de trabajadores desconocidos, pero dedicados a la conservación de los bienes renovables. En la actualidad a este proceso se le conoce como reciclaje.
     En el catálogo de promoción de la AMC del año 1972, se publicó el siguiente mensaje: “Por este medio alentamos a cada conductor de un modelo con tracción en las cuatro ruedas que opere su vehículo de acuerdo con la ley y con las regulaciones vigentes; para la protección de los terrenos públicos y privados, y con el debido respeto por la tierra misma”.
     Adicionalmente, el “Código de la Ética del Medio Ambiente para el Propietario de un Jeep” fue puesto en la guantera de todos y cada uno de los vehículos Jeep. Asimismo, un afiche llamado “El Campo del Jeep” ha sido ampliamente distribuido entre todas las agencias y en cuanta actividad de promoción se realiza de cada nuevo modelo Jeep que es lanzado.
     Aunque la política para el uso responsable del Jeep en la carretera y fuera de ella no ha cambiado con el transcurso de los años, la Jeep ha mejorado este mensaje de protección al ambiente, a través de un programa que se llama “Tread Lightly!”, el que traducido al castellano significa “!Camina con suavidad!”.
     Este programa fue establecido en el año de 1987 para satisfacer la necesidad de proporcionarle a los conductores mayor educación al conducir en las carreteras y al servirse de los recursos naturales.
     La Jeep también desarrolló una corporación con el mismo nombre de Tread Lightly!, Inc., la cual es una organización con fines no lucrativos. Esta corporación, que solamente tiene vigencia en los EE.UU., fue establecida para garantizar la existencia del programa que lleva su mismo nombre. La Jeep desde el principio le brinda un considerable aporte de tiempo y dinero a esta organización.
     El mensaje del Tread Lightly! está incluido en cada catálogo de la Jeep y representa una parte prominente de un plan dedicado a las familias que gustan de realizar excursiones fuera de la carretera en sus deportivos/utilitarios. Este plan recibe el nombre de “Jeep Jamborees”, y significa: “Exploradores con Jeep”. A los participantes en este plan de vacaciones no se les permite salir a explorar la naturaleza hasta que no hayan completado unas sesiones donde se les enseñan los principios de “!Camina con suavidad!”.
     También la Jeep respalda varios programas ambientales, entre los que se incluyen becas para los jóvenes que se dedican a estudiar la preservación del medio ambiente. En el año de 1987, la Jeep también produjo un documental educacional en video, en el que se muestra la forma apropiada y responsable de conducir un vehículo deportivo/utilitario.
     Finalmente, en 1989, la Jeep estableció un concilio para revisar todas sus campañas de promoción y publicidad, en el que se cerciora de que los consumidores vean al Jeep como un vehículo positivo y bien integrado con el medio ambiente.
     Este concilio, que recibe el nombre de Concilio Consejero Ambiental de la división de mercadeo de la Jeep, está integrado por representantes del Servicio de Bosques de los EE.UU., el Buró de la Administración de la Tierra, diversos clubes de propietarios de vehículos con tracción en las cuatro ruedas y por el departamento de mercadeo de la división Jeep/Eagle.
     A medida que el Jeep se adentra en la década de 1990, la imagen de: “Ve a dondequiera”, es una sensación real que imparte el Jeep, en la que se enfatiza la responsabilidad que ahora todos tenemos de proteger nuestros recursos naturales.
     Por fortuna, la Jeep ha logrado exportar estos conceptos, y los mismos comienzan a ser implementados en varios países del mundo, donde la gran popularidad de los deportivos/utilitarios proporciona un sano y agradable acercamiento con la naturaleza y un nuevo medio de transporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s